Cajamarca es la ciudad más importante de la sierra norte de nuestro país. Se ubica a 2750 m.s.n.m. y tiene un clima soleado en la mañana pero frío en la noche. En gran parte de su arquitectura, como en los diversos templos y casonas, se observa la influencia española.

Sin embargo, Cajamarca no solo es bella por su arquitectura, sino también por sus paisajes andinos y restos arqueológicos.

Cumbemayo, ubicado a 3500 m.s.n.m. y a 22 km de Cajamarca, es una zona que combina estas dos características: ofrece a los visitantes una maravillosa vista llena de naturaleza, así como impresionantes restos arqueológicos preincas. Esto lo convierte en un lugar mágico y con mucho misterios.

Conoce con CIVA Cajamarca el bosque de piedra y el acueducto de Cumbemayo.

Bosque de piedras

Cumbemayo es muy conocido por albergar un conjunto de formaciones rocosas de origen volcánico, al cual se le conoce como “bosque de piedras”. La erosión ha moldeado estas rocas hasta darles figuras caprichosas y pintorescas que activan la imaginación. Producto de esto nace el nombre de “frailones” porque algunas rocas parecen representar una romería de frailes encapuchados.

En algunos casos se puede escalar las formaciones para tener una vista espectacular de todo el lugar. Dentro del circuito se debe atravesar una angosta cueva con petroglifos grabados en la roca y cuyos diseños no se logran determinar. Asimismo, se puede ingresar una formación que parece una cabeza gigante. Se la ha bautizada como El Santuario porque se trata de una gruta dentro la cual hay petroglifos y una plataforma que se habría empleado para sacrificios humanos.

petroglifos-cumbemayo-civa

Mientras más se explora el bosque de piedras, se van encontrando más petroglifos y otros restos arqueológicos de una cultura que dominó la ingeniería hidráulica.

El acueducto de Cumbemayo

Cumbemayo también es un yacimiento arqueológico. En 1937, el arqueólogo Julio C. Tello descubrió un acueducto preinca de 8 kilómetro de largo realizado por la cultura Cajamarca hacia 1000 a. C.

Esta construcción demuestra el conocimiento que tenían los antiguos pobladores para transportar el agua, pues el acueducto está perfectamente labrado sobre roca. Llega a tener hasta 50 cm de profundidad y un ancho de 30 cm. Hasta el día de hoy puede apreciarse que el agua acumulada de precipitaciones discurre a través del acueducto en dirección hacia el océano Pacífico.

cumbemayo-acueducto-civa-cajamarca

El acueducto está decorado con gran cantidad de petroglifos, por eso se cree que tuvo una función ceremonial o religiosa más que de abastecimiento de agua. Así, Cumbemayo habría sido un centro ceremonial de culto al agua.

Con CIVA Cajamarca podrás visitar Cumbemayo y otros destinos turísticos cercanos, como las ventanillas de Otuzco. Si tienes alguna pregunta sobre nuestros servicios, comunícate con nosotros.