A lo largo de los años, la ciudad de Lima se ha modernizado pero la magia de su época colonial perdura entre sus casonas que aún siguen de pie, a pesar del tiempo. Sus calles ocultan una agitada historia sobre guerras, fuertes ataques, auges y declives económicos, que se reflejan en la expansión y diversidad de su gente y cultura. Lima se encuentra situada en la costa central del país, a orillas del océano Pacífico.

La extensa área urbana que abarca es conocida como Lima Metropolitana, tiene partes de desierto costero y se extiende sobre los ríos Chillón, Rímac y Lurín. Su majestuosidad y perfecta ubicación, hicieron de Lima el lugar ideal para ser el centro del Virreinato del Perú. A lo largo de este artículo, relataremos los principales hechos que dieron lugar a la fundación de Lima, anteriormente conocida como La Ciudad de los Reyes.

Tras largas expediciones realizadas por Francisco Pizarro en búsqueda de un lugar estratégico para nombrarlo capital del Virreinato, elige en 1533 el valle de Jauja. Sin embargo, debido a su lejanía al mar y el clima frío, este lugar no presentaba las características que se requerían para ser la capital del Perú. Al continuar con las expediciones, el 6 de enero de 1534, partieron unos emisarios desde Pachacamac y hallaron un valle adecuado al lado del mar, más conocido como Valle del Rimac.

Es así como Francisco Pizarro, después de mucho tiempo de búsqueda y expediciones, encuentra el lugar ideal para iniciar su gobierno, un lugar que contaba con las características que necesitaba. Esa zona estaba suficientemente apartada para estar protegida de los ataques enemigos, pero cerca al mar para manejar de cerca las actividades económicas. Además, contaba con buen clima, frutales y largos caminos que conectaban la ciudad con otras partes del Perú. De esta manera, el 18 de enero de 1535 Francisco Pizarro funda la Ciudad de los Reyes, la cual actualmente conocemos como la ciudad de Lima.

Existen muchas hipótesis sobre la razón por la cual Pizarro nombró inicialmente Ciudad de los reyes a la capital. Una de ellas es porque coincidió con la fecha en la que los Reyes Magos iniciaron su camino a Belén, la otra hipótesis, que sostiene la historiadora Maria Rostworowski, se relaciona con el emperador Carlos V de Austria y I de España, y la reina Juana, a quienes se dice Pizarro quería homenajear con el nombre de la ciudad.

Lima fue la capital del Virreinato del Perú y hoy en día es una de las ciudades más grandes e importantes de América del Sur. Es el centro político, cultural, financiero y comercial del Perú, el cual alberga los más importantes centros comerciales y la zona más moderna y desarrollada del país. Cuenta con alrededor de 10 millones de habitantes y 43 distritos. Esta ciudad con más de 480 años de presencia en el país, es, sin duda, una reliquia colonial.