Cumbemayo

Cumbemayo, que significa “río estrecho”, está ubicado a 3,500 msnm y a unos 20 km al suroeste de la ciudad de Cajamarca. La zona arqueológica tiene 8 km de largo y data de aproximadamente 1500 a.C.

El bosque de piedras volcánicas está rodeado por un acueducto preincaico que, antiguamente, juntaba el agua de las precipitaciones y la transportaba al océano Pacífico. Cumbemayo es considerado como una obra de ingeniería hidráulica muy importante hecha por la cultura Cajamarca. Hasta el día de hoy se mantiene intacto. Algunas teorías suponen que Cumbemayo no ha sido un acueducto sino un centro ceremonial de culto al agua como los que se ven en Qenko (Cusco) y Saywite (Apurímac).

Los frailones son pilares volcánicas que llegan hasta 18 metros de altura. Deja a tu imaginación ver formas que parecen manos o animales en los pilares, que con los años han sido tallados por el viento y la lluvia. Caminando por el sitio, puedes ver petroglifos y cuevas.

Cumbemayo es una de las construcciones hechas por el hombre más antiguas de Sudamérica.

 

 

Otuzco

Las Ventanillas de Otuzco están ubicadas a 2,850 msnm, a unos 8 km al noroeste de Cajamarca en el distrito de los Baños del Inca. La necrópolis tiene un total de 337 nichos, los cuales han sido excavados para enterrar a los muertos de la cultura Cajamarca. Tienen forma cuadrada y rectangular con una altura de más o menos 50-60cm y una profundidad de 8-10m. Los tallaron directamente en las paredes del cerro volcánico, y parecen ventanitas. Se calcula que el sitio se ha construido entre 50 a. C. y 500 d.C.

En los Andes, la muerte se considera como la continuación de la vida, por esa razón, se han encontrado ofrendas como comida, cubiertos y más.

Se pueden ver necrópolis similares con ventanillas parecidas en otros departamentos del Perú, como las Ventanillas de Paccha, en la provincia de Santiago de Chuco, La Libertad y los Mausoleos de Revash en la provincia de Luya, Amazonas.

** Puedes revisar la edición digital de nuestra revista en: https://issuu.com/turismociva/docs/si_vamos_9_issuu